Article (tiempo de lectura: 7 minuto)

La nube múltiple despliega el poder de elección

Esto es lo que los directores de TI necesitan saber sobre el cambio de la industria a la nube múltiple.

Jeff DeVerter / Rackspace

La TI empresarial nunca ha tomado a la ligera la posibilidad de brindar opciones. Ofrecerles a los usuarios la posibilidad de elegir, en general, aumenta la complejidad. También significa menos control, lo que se traduce en más riesgo.

Esto hace que la tendencia actual de la industria a la multinube (y por esto queremos decir nubes múltiples, que incluyen nubes múltiples públicas o una combinación de nubes públicas y privadas) sea aún más emocionante.

La nube múltiple es atractiva para las organizaciones con experiencia en la nube porque reconocen que, al colocar cargas de trabajo en ambientes con nubes múltiples, pueden optimizar el gasto y minimizar el riesgo financiero a través de un mayor retorno de la inversión (ROI). Y, en muchos casos, pueden evitar las ataduras de los proveedores. La ventaja técnica real de la nube múltiple es que posibilita a TI ofrecer servicios en la nube que cumplen con las necesidades específicas de la empresa caso por caso. Explorar este modelo crea una increíble flexibilidad, pero tiene la capacidad de inyectar una mayor complejidad en cuanto a las redes y la seguridad.

A pesar de estos desafíos potenciales, este es el tipo de opciones que vale la pena que TI ofrezca. Una estrategia de nubes múltiples eficaz les permitirá a las unidades de negocio operar e innovar sobre sus términos, al brindarle a TI una oportunidad de agregar valor a través de mayor agilidad, flexibilidad, capacidad y optimización en los costos.

Pero para mejorar sus inversiones y evitar el desperdicio, los líderes de TI necesitan encontrar la manera de rastrear, controlar, administrar y asegurar de forma sistemática estos ambientes. Eso significa que deben tomar algunas decisiones importantes.

La colocación de la carga de trabajo y la demanda del negocio impulsan las nubes múltiples

El concepto de nube múltiple en sí no es nuevo. De hecho, muchos directores de TI estarán familiarizados con los ambientes de nubes múltiples porque muchas empresas ya cuentan con una combinación de infraestructura pública o privada y con nubes basadas en SaaS. Estas son nubes separadas, ambientes distintos donde se alojan las aplicaciones y se procesan los datos. Es decir, una nube múltiple.

Sin embargo, los enfoques más intencionales a las nubes múltiples se ven motivados por hacer coincidir la nube correcta con la carga de trabajo correcta. Por ejemplo, para toda la flexibilidad y velocidad de la nube como una plataforma informática, una vez que los datos llegan a la nube pública, ya no son tan móviles. Enviar grupos de datos entre nubes es extremadamente prohibitivo en cuanto al tiempo y los costos.

Idealmente, los datos y las aplicaciones que los utilizan se ubicarían lo más cerca posible entre sí en la nube que mejor admita las necesidades de esa carga de trabajo. Es posible que esta no sea la mejor nube para una carga de trabajo diferente, lo que significa que se necesitan nubes adicionales para ofrecer una experiencia de alta calidad de forma constante o se necesitará realizar compensaciones.

El movimiento constante entre las empresas y TI también genera un interés en la nube múltiple. Hace mucho tiempo, como impulsores principales de la adopción de tecnología, las unidades de negocio demostraron ser capaces de definir sus necesidades y generar soluciones. Esto no fue bien recibido por los equipos de TI encargados de implementar y dar soporte a esas soluciones tecnológicas, muchas veces a causa de la complejidad y el costo de diseñar y dar soporte a soluciones empresariales. Pero a medida que las soluciones basadas en IaaS, PaaS y SaaS se tornaron accesibles, las unidades de negocio se incluyen cada vez más en el proceso de toma de decisiones. 

La recompensa para las unidades de negocio han sido mayores presupuestos en tecnología y más poder de decisión. El cometido de TI se concentró más en garantizar la capacidad de administración, el control y la rentabilidad, extendiendo la opción y no limitándola. Esto amplía la apertura de las plataformas informáticas admitidas, lo que se traduce en más nubes, pero esta vez solo para respaldar las ambiciones de las unidades de negocio. Esto ha creado un nivel mucho más alto de colaboración entre TI y las unidades de negocio.

El ahorro en los costos será un impulsor común para todas las estrategias de la nube, ya sea múltiple, administrada, pública o privada. Un estudio de TCO de Rackspace halló que el dinero invertido en gastos de capital para la actualización de la infraestructura existente de los centros de datos se ve acompañado por US$ 2 más para administrar, mantener y asegurar esa infraestructura. También halló que muchas empresas ahorran entre 55 % y 75 % usando servicios de hospedaje administrados en comparación con mantener y administrar sus propios centros de datos.

Las nubes múltiples también pueden aumentar los ahorros en los costos y la previsibilidad a través de una mayor optimización de su ambiente y las ganancias de eficiencia. Esto es importante cuando considera que Gartner cree que la mayorías de las empresas gastan de más en la nube, algunas hasta un 70 por ciento. Con la nube múltiple, las organizaciones pueden combinar mejor el consumo con la demanda y aumentar sus opciones para los recursos de reestructuración. Surgen más oportunidades para ahorrar en los costos a partir de la reducción de la atadura de los proveedores de nube y de un mayor aprovechamiento de las negociaciones de precios.  Para alcanzar este nivel de beneficio de la nube múltiple, se necesita una plataforma de administración consistente, o un socio que tenga una, para garantizar que la mayor complejidad técnica de la nube múltiple no genere la duplicación de roles de una nube a la siguiente dentro de la empresa. Se requiere una infraestructura de gestión de nubes.

El estándar de oro de la nube múltiple es el servicio fluido de Microsoft

Para tomar las mejores decisiones sobre la colocación de la carga de trabajo y para ofrecer el nivel correcto de opciones de nube a la empresa, los directores de TI deben contar con información sobre el valor, el uso y la seguridad de sus ambientes en la nube. Un ambiente de nubes múltiples efectivo y que se pueda administrar es uno que resuelve tres cosas: autenticación, control y gestión. Microsoft es un gran ejemplo de qué tan fácil pueden integrarse estos tres componentes.

Azure, Office 365 y Dynamics, las tres nubes de Microsoft, se parecen a una nube, gracias a la estructura oculta que permite tener cuadros de mandos y procesos coherentes, junto con support para herramientas nativas. El equipo directivo sabe qué ocurre y dónde, sabe quién usa estas nubes y cómo. Además, tiene visibilidad compartida del escenario de amenazas.

Microsoft hace que esto sea posible a través de una combinación de soluciones como Azure Active Directory, OMS y Azure Security Center. Estas les dan a las organizaciones visibilidad respecto a quién tiene acceso a qué datos y servicios. Desde el primer momento se puede contar de manera eficaz con autenticación, control y administración.

Pero, de pronto, se convierte en responsable de habilitar y administrar la adición de una nube más a la mezcla (privada o pública) y de resolver todo esto en todos sus ambientes.

Automatizar para acumular

Las empresas pueden soportar una integración fluida entre nubes de dos maneras: manualmente, con un enfoque de manual de estrategia, o mediante la automatización. Cada una tiene sus propias ventajas y desventajas.

La gestión manual requerirá de un conjunto de herramientas especializadas o nativas y de equipos distintos para cada ambiente. Esto funciona, pero solo hasta un punto, no se escala. Pero, a medida que una empresa crece o su huella en la nube se vuelve más grande, se llega a un momento crítico en el que la automatización y la integración de la nube se vuelven atractivas (si no esenciales).

Automatizar la gestión de ambientes de nubes múltiples requiere encontrar las mejores herramientas que conectan los ambientes y promover las habilidades para usar esas herramientas (ya sea a nivel interno o mediante un socio). Esto es un desafío en sí mismo, pero esas herramientas y habilidades también necesitan un control continuo para mantener el ritmo con los desarrollos de la plataforma de cómputo en la nube, además de asegurarse de que sigan siendo las mejores.

En realidad, es probable que las organizaciones más grandes comiencen con un enfoque manual como parte de un camino hacia la automatización. Las lecciones aprendidas desde el principio pueden someterse a autoevaluaciones en cuanto a los requisitos de habilidades y herramientas automáticas, mientras que una organización desarrolla de manera constante sus capacidades.

¿Se debe seguir la corriente o tomar el control?

La mayoría de las organizaciones ya son usuarios de nubes múltiples, independientemente de si lo reconocen y responden a este hecho. Por lo general, el nivel de compromiso con este enfoque crece todo el tiempo, de manera intencional o no. Las líneas de negocio seguirán adoptando nuevas nubes de SaaS, y TI seguirá trabajando para optimizar y transformar las infraestructuras subyacentes. 

En algún momento, TI tendrá que crear una metodología de control flexible que le ofrezca a las unidades de negocio pautas respecto a qué proveedores pueden usar sin duplicar la carga de trabajo de TI cada vez que se integre una nube nueva.

Se debería adoptar este rumbo. La nube ya ha demostrado ser lo suficientemente escalable y ágil para respaldar a las empresas del mundo, incluso antes de que la crisis de la COVID-19 provocara una transferencia repentina, extrema e inesperada de muchas cargas de trabajo a la nube.

La clave del éxito, y garantizar que las inversiones tengan el beneficio esperado en términos de ofrecer opciones, de manera rentable y segura, es la supervisión y el control unificados. Ocurre que estos también son los mayores obstáculos para que funcionen las nubes múltiples.

Del mismo modo que las opciones tecnológicas que llevaron a una organización a su etapa actual en su camino a la nube son exclusivas de esa empresa, también lo son las soluciones a estos desafíos. Pero, en el futuro, la diferencia entre resultados regulares y un éxito extraordinario serán los resultados directos de las opciones del liderazgo en relación con la autenticación, el control y la gestión de sus ambientes con nubes múltiples, como también su adopción de un sistema de gestión de nube múltiple que acelera y premia la innovación del negocio al tiempo que limita el riesgo.

Join the Conversation: Find Solve on Twitter and LinkedIn, or follow along via RSS.

Acerca del autor

Director ejecutivo de tecnología, productos y serviciosJeff DeVerter

Jeff cuenta con 25 años de experiencia en TI y tecnología, con más de 10 años de trabajo en Rackspace. Jeff ha demostrado ser un líder estratégico al ayudar a empresas, como American Express, Ralph Lauren y Thompson Reuters, a crear y ejecutar...

Más