Article (tiempo de lectura: 6 minuto)

La nube más allá de la COVID-19: la adopción de la nube hará que las empresas salgan más fortalecidas

La nube pública ha sido fundamental para ayudar a muchas empresas durante la crisis por el coronavirus. También es la forma en la que...

Jeff DeVerter / Rackspace

Cuando la crisis mundial por la COVID-19 comenzó a hacer estragos, una gran cantidad de aspectos de la vida cotidiana se trasladó a la infraestructura en la nube casi de la noche a la mañana. Con notablemente pocas excepciones, la nube estaba lista, escalando de forma drástica y confiable para satisfacer la demanda masiva e imprevista.

Y sigue demostrando sus capacidades. Al cumplir su promesa de computación ubicua a escala, la nube provee la conectividad fundamental para las empresas y la gente. Apoya el esfuerzo de asistencia y garantiza que los trabajadores puedan acceder a la información comercial crítica, al tiempo que posibilita una colaboración segura en tiempo real entre los compañeros de trabajo, y, por supuesto, servicios de entretenimiento para las masas que no pueden salir de sus hogares.

Con el paso de las semanas, la fase de respuesta rápida de la pandemia ha pasado a ser una de aceptación de la "nueva normalidad", acompañada por los esfuerzos para planificar estratégicamente, a pesar del futuro incierto. Para los líderes de la TI empresarial, la situación puede representar una oportunidad única de impulsar un cambio positivo.

Si eso ocurre, las lecciones que podemos aprender de este período se adoptan y aplican para crear resiliencia y agilidad duraderas que van mucho más allá de la colaboración y el trabajo remotos. Las organizaciones más inteligentes no buscarán simplemente pasar este período y regresar a lo que fuera su versión de normalidad. Los cambios que han implementado le darán forma a un nuevo futuro.

Covid Transformation

De qué manera el entorno actual agiliza el recorrido de adopción de la nube

¿Cuáles son esas lecciones? Bien, esta experiencia debería aportar un estudio renovado del papel del centro de datos, y un reajuste de los cálculos de costo/beneficio a favor de la nube. Y, aunque el hecho de levantar y trasladar cargas de trabajo y aplicaciones a la nube fue una solución rápida, táctica y razonable bajo presión, las organizaciones pronto verán la necesidad de contar con una estrategia genuina en la nube que represente el control de los costos y la optimización de las cargas de trabajo. También ha quedado claro que las organizaciones que se han adaptado mejor a esta nueva normalidad son aquellas que ven a la TI como un socio para crear valor y como una herramienta que facilita los nuevos modelos de negocio (y no simplemente como una función que brinda support y servicio de back-office).

La respuesta a cómo la TI puede ayudar a sus organizaciones a soportar la crisis y salir fortalecidas puede encontrarse en estos ejemplos y en muchos más.

El impacto más allá del teletrabajo

La respuesta inmediata a la crisis demandó un cambio rápido al trabajo remoto. En consecuencia, hubo grandes ganadores. Zoom informó 300 millones de participantes en reuniones en abril de 2020, frente a los 10 millones de hace solo cinco meses. Además, Microsoft informó "el equivalente de dos años de transformación digital en dos meses" que ha tomado forma a través del trabajo en equipo y el aprendizaje remotos, las ventas y el support al cliente, y los servicios críticos de seguridad e infraestructura en la nube.

En la lucha por mantener a los equipos conectados entre sí y con los clientes, los líderes de TI se han convertido en piezas clave en los esfuerzos de respuesta de sus organizaciones. Al mismo tiempo, ellos y sus organizaciones han atravesado un cambio de alto nivel en las prioridades, en donde la nube se ha convertido de repente en su modelo operativo de facto.

En realidad, la colaboración es solo la mitad de la historia, ya que las empresas que anteriormente solo se sentían cómodas manteniendo sus datos en los centros de datos de las instalaciones se vieron forzadas a comenzar a pensar de manera diferente. En los casos en que la adopción de la nube suele comenzar con una experimentación gradual con cargas de trabajo secundarias, la velocidad de respuesta a la crisis de la COVID-19 exigió un rápido desmantelamiento de las barreras internas para la adopción de tecnología en la nube.

El éxodo de las salas de servidores heredadas

Como escuchamos hace poco en nuestra mesa redonda virtual, la colaboración basada en la nube no logró imponerse cuando las empresas intentaron eliminar de forma gradual los viajes de negocios para reducir los costos durante la crisis financiera de 2008. En un momento en el que la idea de tener una vida en línea era todavía una novedad (Facebook tenía solo 100 millones de usuarios activos en ese momento), la gente no estaba dispuesta a cambiar los hábitos de toda una vida.

Sin embargo, esta vez el mundo ha adoptado de forma contundente las actividades comerciales en línea. (La gente está preparada; Facebook ahora tiene 2,600 millones de usuarios activos por mes).

De manera similar, la preparación para la nube es mayor. En los 12 años transcurridos, casi todas las empresas han experimentado la nube de una manera u otra. Y los argumentos comerciales se volvieron indiscutibles: ninguna empresa que tenga un centro de datos se dedica a mantener ese centro de datos. Esos argumentos resonarán más profundamente que nunca en un momento en que esos recursos podrían centrarse en mantener otros aspectos de la empresa en funcionamiento.

Entonces, con la experiencia de primera mano de la capacidad de la nube de brindar support de manera confiable y segura a sus empresas, muchos no podrán evitar finalmente reconocer lo obvio en lo que respecta a la sala de servidores.

Mi predicción es que, finalmente, habrá un éxodo acelerado de sus propios centros de datos. Aquellos que ya estaban empezando a experimentar la nube con IaaS se lanzarán sin ayuda alguna a lo más difícil.

 

Otros que han recurrido a la VDI para levantar y trasladar las aplicaciones heredadas en la nube, junto con las PC en donde se ejecutan, pronto necesitarán deshacerse de estas aplicaciones. En general, esto llevará a una reducción drástica de los ciclos típicos de adopción de la nube de IaaS a PaaS y a SaaS, acompañada por enfoques estratégicos para el control de los costos de la nube, las migraciones de cargas de trabajo y la modernización de aplicaciones heredadas. Y las empresas estarán mejor preparadas para ello, al tiempo que se hace visible el alcance del impacto económico de la pandemia, gracias a la mejor agilidad, flexibilidad y rentabilidad.

¿Dónde estará la nube en un año?

Este período ha afectado de manera considerable las opiniones de los líderes en tecnología sobre cómo puede ser una "nueva normalidad" para su organización. El factor del miedo en torno a la nube se ha desvanecido y, según su propia experiencia, contarán con una nueva perspectiva como tecnología estratégica.

Las fuerzas de trabajo remotas también se beneficiarán de una reevaluación más positiva de su contribución, lo que acabará con el escepticismo de larga data. De hecho, muchas empresas, Rackspace incluida, han informado aumentos en las calificaciones de productividad y satisfacción del cliente durante este período.

El personal ahora sabe que ya no necesita estar atado a su escritorio o a un lugar físico para brindar un servicio a los clientes y asistir a sus colegas, incluso si todavía no existe nada similar a pararse delante de una pizarra frente a un grupo de gente y solucionar un problema.

Además, si aún no lo sabían, los programadores han recibido una dura lección en cuanto a por qué la escalabilidad siempre debería ser lo principal que se tenga en cuenta desde el primer día.

La nube es la nueva normalidad

Incluso durante la "antigua normalidad", los argumentos comerciales solos hacían inevitable que la nube se convirtiera finalmente en la infraestructura de tecnología empresarial dominante; todo lo que las organizaciones necesitaban hacer era sentirse cómodas con la idea.

Sin embargo, nadie podría haber predicho que un hecho universal decisivo como este llegaría para reducir la curva de adopción general de la nube de años a quizás unos meses.

Ahora que lo ha hecho, la mayoría de las organizaciones han experimentado el poder de la nube para hacer sus operaciones más resistentes y más ágiles. Estas eran las fortalezas adecuadas con las que contar antes de la crisis, y, por cierto, lo son durante ella, y lo serán aún más después de que pase.

He dedicado toda mi carrera profesional a trabajar y a esperar la aceptación general de la tecnología en la nube. Y podría haber seguido haciéndolo con gusto con tal de que no hubiese ocurrido en estas circunstancias.

Pero aquí estamos y, mientras el futuro siga siendo muy incierto, hay una cosa de la que estoy seguro. Al poner en práctica las lecciones aprendidas a partir de la rápida exposición a la nube y convertirlas en una parte fundamental de la planificación para el futuro, las empresas pueden salir más fortalecidas en comparación a cómo se encontraban al comienzo.

Únase a la conversación: encuentre Solve en Twitter and LinkedIn, o síganos en RSS.

Acerca del autor

Director ejecutivo de tecnología, productos y serviciosJeff DeVerter

Jeff cuenta con 25 años de experiencia en TI y tecnología, con más de 10 años de trabajo en Rackspace. Jeff ha demostrado ser un líder estratégico al ayudar a empresas, como American Express, Ralph Lauren y Thompson Reuters, a crear y ejecutar...

Más