Cinco prioridades para mantener a su organización de TI en funcionamiento durante la COVID-19

By Matt Stoyka -

5 priorities - COVID-19

¿Cuál es su nuevo concepto de normalidad? Los desafíos inmediatos y a largo plazo de la crisis por la COVID-19 han redefinido el papel de la TI en la empresa. Durante esta crisis, los sistemas, la tecnología y los empleados de TI se han visto frente al desafío de adaptarse de manera apresurada a los cambios rápidos de las circunstancias comerciales. Los cambios en la forma en que la gente trabaja y las tecnologías que usa, junto con condiciones comerciales imprevisibles en todo el mundo, han hecho que los departamentos de TI cambien las prioridades y las expectativas. Una encuesta de 451 Research ilustra el impacto que ha tenido esta crisis. Un 41 % de los encuestados indicaron que actualmente experimentan una alteración importante en su negocio o que esperan una en los próximos dos meses.

Cuando las prioridades siguen cambiando, es difícil para los líderes de tecnología saber dónde enfocarse primero. Aparecieron al mismo tiempo muchos desafíos relacionados con las capacidades del trabajo remoto, lo que agregó mucha carga a los recursos de los sistemas y forzó a los equipos de TI que ya contaban con poco personal. Aunque pueda ser difícil en una situación de crisis, los líderes deben pensar en establecer prioridades para acelerar la transformación, no solo en destinar dinero para solucionar un problema actual. Esas prioridades deberían centrarse en invertir en herramientas, soluciones y procesos que funcionen a corto y a largo plazo.

De la conversación que tuvimos con nuestros clientes, reunimos estas cinco prioridades para que las organizaciones de TI mantengan a sus equipos en funcionamiento durante la crisis por la COVID-19 y después de ella.

Prioridad 1: Sea proactivo con la seguridad

Los ataques de phishing relacionados con el coronavirus aumentaron un 67 % de febrero a marzo. El aumento de la cantidad de personas que trabaja y hace transacciones de forma remota aumenta los vectores de intrusión y ofrece más oportunidades de ataque. La posible adición de dispositivos IoT y BYOD a los recursos de hardware existentes hace que sea aún más difícil para las empresas mantenerse a la vanguardia en ciberseguridad. Los datos y las aplicaciones que anteriormente estaban protegidos por redes y procesos ahora están dispersos, y se necesitan nuevos enfoques de protección. Para muchos, adaptarse a este cambio significa pasar a la nube.

Si bien la nube es la opción ideal para manejar las condiciones impredecibles, las organizaciones suelen no tener la experiencia que se necesita para migrar, manejar y optimizar los ambientes de la nube. Existe una falta aún mayor de profesionales de seguridad en la nube, que tengan aptitudes para mantener el cumplimiento de normas y brindar protección frente a los ataques.

Qué debe hacer en este momento:

  • Ofrecer un acceso seguro para los trabajadores remotos y aprovechar el protocolo de escritorio remoto (RDP), las redes privadas virtuales (VPN) y las aplicaciones basadas en la nube
  • Capacitar a los empleados sobre cómo protegerse a sí mismos y a la empresa de agentes maliciosos e implementar políticas para ayudarlos, que incluyan lo siguiente:
    • Bloqueo de sitios maliciosos
    • Cambio de los requisitos de las contraseñas
    • Consideración de la autenticación multifactor
  • Hacer hincapié en el monitoreo, las alertas y la resolución de amenazas y ataques antes de que puedan provocar algún daño

Prioridad 2: Administre el rendimiento y los costos

La infraestructura sobrecargada y la demanda volátil pueden crear un mal rendimiento de la aplicación y un deterioro de la experiencia del cliente. Para las empresas en la nube, los costos pueden escalar sin las prácticas adecuadas de optimización y control de costos. Al hacer el traspaso a la nube, por lo general, las empresas ignoran la necesidad de abordar el control de los costos a medida que los recursos de la nube fluctúan. Pasar por alto este pilar estratégico fundamental puede ser costoso.

Existe un desafío real de garantizar que tenga la infraestructura que necesita y cuando la necesita, sin salirse del presupuesto. Combatir los costos descontrolados de la nube requiere de una mezcla de las mejores prácticas de automatización, control y experiencia. Según un estudio de IDC reciente, el 39 % de los encuestados citaron a la falta de habilidades como un obstáculo que impide la implementación de las estrategias en la nube. Además de las habilidades técnicas, los profesionales de la nube también necesitan saber cómo equilibrar los costos con las necesidades de rendimiento, seguridad y escalabilidad. 

Qué debe hacer en este momento:

  • Mover parte de su infraestructura a la nube para poder incrementar o reducir las capacidades según sea necesario, mientras se garantiza el rendimiento del sistema
  • Evaluar su uso actual de los sistemas centrándose en sus objetivos comerciales, los desafíos y el gasto
  • Identificar los períodos de mayor y menor uso, y encontrar maneras de hacerles frente antes de que afecten a sus usuarios o su presupuesto

Prioridad 3: Adáptese a las nuevas formas de trabajo

De la noche a la mañana, muchas organizaciones tuvieron que convertir los espacios de trabajo físicos en digitales para adaptarse a las pautas de distanciamiento social. Los equipos de TI se vieron obligados a ocuparse rápidamente de los sistemas heredados y de los procesos obsoletos para poner en funcionamiento las soluciones y evitar importantes pérdidas de producción. Esta conversión abarca la selección, implementación y protección de las herramientas correctas para garantizar que las soluciones remotas respalden las cargas de trabajo sin complicaciones, al igual que lo hacían las soluciones que se usaban en las oficinas. Para las empresas que no tenían una estrategia de trabajo remoto preparada, este cambio ha sido especialmente difícil.

Y no se vislumbra un final. En la encuesta relámpago Voice of the Enterprise Digital Pulse, de 451 Research, el 38 % de los encuestados cree que trabajar desde el hogar será una modalidad a largo plazo o permanente. En lugar de buscar soluciones a corto plazo, ahora es momento de que todas las organizaciones desarrollen una estrategia integral de trabajo remoto que sea lo suficientemente flexible como para abordar las situaciones de crisis y las necesidades diarias de productividad.

Qué debe hacer en este momento:

  • Mantener la productividad de los empleados, ya que un breve intervalo en la carga de trabajo puede significar miles de dólares en oportunidades perdidas
  • Alinear los sistemas y procesos para que ofrezcan una experiencia al cliente sin sobresaltos y mantener la confianza de los clientes
  • Evitar las complicaciones. No trate de migrar toda su empresa en aplicaciones o sistemas nuevos; en cambio, permita que los empleados trabajen de una manera parecida a cómo trabajaban antes.

Prioridad 4: Mantenga contentos a sus clientes

La orden de quedarse en casa, los cierres de las escuelas y el trabajo remoto hicieron que muchas actividades se lleven a cabo por Internet. Por consiguiente, el rendimiento de la aplicación sufre, y esto afecta directamente la experiencia de los clientes. En el mundo digital, el rendimiento puede hacer crecer su negocio o derrumbarlo. Akamai informa que una demora de 100 milisegundos en el tiempo de carga de un sitio web puede reducir las tasas de conversión en un 7 % y que una demora de dos segundos en la carga de una página aumenta las tasas de rebote en un 103 %. Los problemas de rendimiento no están solo relacionados con su presencia digital.

La transición al trabajo remoto también puede provocar demoras en la entrega del servicio al cliente mientras TI y los empleados se adaptan a usar herramientas nuevas en redes nuevas para ofrecer los niveles de servicio que esperan sus clientes. Este es su momento para destacarse, ya que mantener o superar las expectativas de la experiencia de los clientes durante esta época aumenta la confianza que los clientes tienen en sus capacidades y lo ayudan a evitar comentarios negativos que tengan su origen en el mal funcionamiento de los sistemas o procesos.  

Qué debe hacer en este momento:

  • Evaluar cómo se usan las aplicaciones actuales
  • Medir el rendimiento para entender las causas de las demoras en el rendimiento, a fin de abordar mejor los problemas subyacentes
  • Confirmar que los trabajadores remotos puedan acceder y aprovechar las aplicaciones que respaldan el servicio que se brinda al cliente y las necesidades que ellos tienen

Prioridad 5: Proteja sus centros de datos

Mantener el funcionamiento de los centros de datos es fundamental. La crisis actual complica las cosas, ya que es indispensable proteger la salud de los empleados y mantener el funcionamiento de los centros de datos. Las limitaciones en los traslados, el trabajo desde el hogar y las órdenes de refugio en el lugar hacen que sea difícil, si no imposible, que los trabajadores se trasladen hasta ubicaciones físicas para mantener los recursos de los centros de datos. Además, muchos equipos de los centros de datos ya están sobrecargados intentando dar soporte al acceso remoto y al tráfico adicional, lo que les quita tiempo para ocuparse del mantenimiento de los centros de datos.

Qué debe hacer en este momento:

  • Considerar una conexión remota para su centro de datos, con el fin de permitir que otros recursos manejen sus sistemas
  • Crear una política que le permita al equipo de su centro de datos hacer un mantenimiento obligatorio de manera segura para evitar tiempos de inactividad
  • Revisar sus planes de recuperación ante desastres para confirmar que pueda seguir operando si hay una interrupción en el centro de datos

Ante todo, no se asuste. La clave para salir adelante en esta crisis es mantener la calma y no perder de vista las prioridades. En lugar de intentar solucionar el problema usando la tecnología, pruebe a implementar una estrategia. Si es proactivo y tiene una estrategia a largo plazo en mente, tiene la oportunidad de superar esta crisis con infraestructura más sólida, con mejor rendimiento y mayor flexibilidad.

Sin embargo, por el momento nada sigue igual. Pero centrarse en estas prioridades puede hacer funcionar su empresa durante momentos de incertidumbre y fortalecerlo para cuando lleguen tiempos mejores. Para acceder a la experiencia, la tecnología y el escalamiento que necesita, Rackspace siempre está aquí para ayudarlo.

Estamos juntos en esto y estamos aquí para ayudar.Más información