Predicciones de la Nube 2019

By ivancortezchavez -

Predicciones de la Nube 2019

Como el 2018 está llegando a su fin, es un buen momento para hacer una retrospectiva de dónde estamos y mirar hacia lo que está por venir para la infraestructura moderna, también conocida como "nube" pública y privada.

Estamos llegando al final de un año en el que la industria de la nube ha madurado: según los analistas, el valor del mercado es de varios billones de dólares y continúa creciendo, la nube se ha convertido en la plataforma para la innovación.

He pasado más de 25 años en el campo de la infraestructura de TI, ayudando a resolver problemas de seguridad, código abierto, virtualización y nube. Cuando miro hacia 2019, veo cuatro tendencias principales más una predicción de la industria que puede ser controversial; y es que después de un cuarto de siglo en este negocio, digo las cosas como son.

La verdadera nube híbrida se mueve de la expectativa a la realidad.

Desde el inicio del cómputo en la nube, los vendedores han prometido una nube "híbrida": la combinación perfecta de nube pública y privada. 2019 será el año en el que la realidad finalmente alcance esta expectativa. Los principales hitos, como la implementación de VMware en AWS, AWS Outpost y la nube privada como servicio, combinados con las tecnologías de contenedores, permitirán finalmente a las empresas desarrollar, operar y administrar aplicaciones en ambos tipos de nubes.

Las empresas tendrán importantes beneficios, incluida la posibilidad de elegir la combinación óptima de rendimiento, costo, confiabilidad y seguridad para todas y cada una de las aplicaciones. Pero tenga cuidado con los costos a largo plazo según el proveedor.

La portabilidad entre las nubes se convierte en una prioridad para los CIOs inteligentes

Migrar a nubes privadas y públicas suele ahorrar entre un 20 y un 40 por ciento en costos de infraestructura, pero este es un beneficio de una sola ocasión. Los CIOs se están volviendo más conscientes de que si sus aplicaciones están sobre un proveedor de nube, estarán a merced de ese proveedor cuando caduquen sus contratos de precios actuales, impulsando aumentos de costos de hasta un 30 por ciento. Los CIOs con pensamiento a futuro reconocen que, para ganar la ventaja en las negociaciones de precios, necesitan demostrar a sus proveedores que tienen bajos costos de migración o cambio de nube.

No es difícil hacerlo, pero requiere disciplina. Las estrategias exitosas incluyen tres elementos clave:

  • Usar la tecnología de los contenedores para hacer aplicaciones más portables.
  • Usar herramientas que abstraen la infraestructura propietaria como una plataforma de servicio con API de IaaS neutrales en la nube: VMware u OpenStack APIs, por ejemplo.
  • Establecer procesos que prohíban a los propietarios de aplicaciones usar APIs de nube propietarias para acceder a los servicios en la nube, excepto en casos aislados.

El resultado será mayor libertad y provecho de la nube, poniendo a los clientes en control de su infraestructura, en lugar de que la tengan los proveedores de nube.

El control de datos surge como una preocupación central

A medida que las organizaciones visualizan su capacidad para analizar y actuar sobre las grandes cantidades de datos que recopilan como una ventaja competitiva clave, están empezando a ver su conjunto de datos como un activo corporativo estratégico, lo que significa que buscarán naturalmente aumentar el control que tienen sobre este valioso recurso. Esto crea un conflicto con muchos proveedores de nube, que buscan atraer los datos de los clientes, hacen que sea difícil o costoso para los clientes mover estos datos (ya sea a los centros de datos del cliente o a otra nube).

Las organizaciones buscarán nuevas formas de proteger sus datos, garantizando que pueden copiar conjuntos de datos a diferentes nubes para tareas de análisis específicas. Y van a prestar especial atención a los costos de almacenamiento, vulnerabilidades de seguridad y riesgos de cumplimiento, buscando evitar tasas de ingreso y egreso restrictivas.

A medida que el Internet de las cosas y la computación perimetral continúan aumentando, el control de datos se convertirá en un problema cada vez más notorio en la sala de juntas.

La computación perimetral (Edge Computing) continúa adoptándose explosivamente

La computación perimetral o Edge Computing, continuará su ascenso para convertirse en una parte integral de la infraestructura y las aplicaciones convencionales, escalando principalmente para transformar industrias tradicionales como el transporte, la salud, los servicios públicos y la agricultura. Un habilitador clave será la disponibilidad emergente de velocidad Gigabit inalámbrica 5G y la baja latencia.

Tanto las empresas como los consumidores seguirán ignorando las preocupaciones fundamentales de seguridad y privacidad, ya que eligen la conveniencia sobre la seguridad. Los cambios continuarán conectando y controlando remotamente todo, desde autobuses y automóviles hasta dispositivos médicos, sin un conjunto completo de políticas y tecnologías para proteger estos dispositivos, infraestructura y datos.

La adquisición de Red Hat por parte de IBM expone su debilidad empresarial en la nube

En un movimiento que muestra cuán desesperado esta en impulsar su negocio en la nube, IBM acordó pagar la enorme cantidad de $34 mil millones para adquirir Red Hat, que proporciona software de código abierto a la empresa. IBM no está ganando ninguna tecnología a través de esta adquisición; pues de cualquier forma ya tiene acceso a tecnologías de código abierto que Red Hat desarrolla. No está ganando ingresos o ganancias en un material de nivel a IBM, y el flujo de caja libre que gana, apenas puede cubrir el costo el costo de los problemas que dejara la deuda de IBM para pagar la transacción.

El único razonamiento sensato para esta adquisición es que Red Hat puede transformar de alguna manera la cultura de IBM, evolucionando la compañía de un dinosaurio a un moderno competidor en el negocio de la nube. Tal vez está copiando el playbook de Microsoft, y planea poner a cargo al CEO de Red Hat, Jim Whitehurst, como la versión IBM de Satya Nadella. Sin importar cuan talentoso sea Whitehurst como líder, será complicado, y las probabilidades no lo favorecen. O tal vez tengan la intención de dividir la empresa en un negocio de nube más pequeño y ágil liderado por Whitehurst, al mismo tiempo que se genera flujo de efectivo generando negocios heredados.

Eso aumentaría las probabilidades de éxito, pero de cualquier forma, este es un paso riesgoso para IBM.