Guía para principiantes sobre la migración a la nube

By Matt Barlow -

icon of server moving up into the cloud

 

A menos que su empresa haya nacido en la nube, probablemente, dependa de algunas aplicaciones de TI o de la infraestructura heredada que posee, hospeda y administra usted mismo. Es posible que estos sistemas hayan impulsado su crecimiento en el pasado, pero, a medida que avanza hacia tecnologías más modernas, como la AI, el machine learning y la automatización, sus sistemas heredados que no están basados en la nube pueden representar un obstáculo. En pocas palabras, no están desarrollados para aprovechar las tecnologías nativas de la nube.

El objetivo de este artículo es orientarlo por el camino correcto hacia la migración de sus cargas de trabajo, aplicaciones y procesos a la nube. Descubrirá los conceptos básicos acerca de trasladar las cargas de trabajo a la nube, como también la forma de seguir obteniendo valor de sus inversiones en sistemas heredados. Además, le mostraremos cómo obtener ayuda cuando la necesite. Por último, estará un paso más cerca de transformar su empresa. 

 

¿Qué es la migración a la nube?

La migración a la nube es el proceso por el que se trasladan los activos digitales, incluso las cargas de trabajo, los datos y las aplicaciones, a un ambiente de nube pública o privada. Además, conlleva decisiones en torno a cómo planea usar, mantener, optimizar y controlar su nube una vez que se complete la migración digital.

 

¿Cuáles son los beneficios de la migración a la nube?

Los beneficios específicos de una migración a la nube están muy relacionados con los beneficios de la plataforma que elija. Por ejemplo, si migra a una plataforma de nube privada administrada, experimentará beneficios sustanciales en torno a la seguridad y el rendimiento. Y si migra a una nube pública, sus beneficios se centrarán más en torno a los microservicios y la flexibilidad. Pero, independientemente de la plataforma que elija, pasar de un ambiente en las instalaciones a uno hospedado, en general, supondrá lo siguiente:
 

Rentabilidad

Al apartarse de la infraestructura costosa y heredada, puede obtener un ahorro inmediato en las operaciones de TI, ya que pasa de un modelo capex a un modelo opex. Esto le permite conservar más efectivo o reinvertir sus presupuestos de capex en iniciativas indispensables para la empresa.

 

Mejoras en la productividad

En la nube, su TI puede liberarse de las cargas operativas y orientar su experiencia a desarrollar el próximo paso. Para los usuarios finales, la nube ofrece una mejor funcionalidad, lo que les permite llevar a cabo sus tareas de manera más rápida y eficiente.

 

Mejoras en la innovación

La infraestructura de nube modernizada le da a su equipo de TI más agilidad para que pueda ofrecer más rápido una nueva funcionalidad a los usuarios. Aprovechar la nube también le permite implementar tecnología de vanguardia como AI, IoT y machine learning para impulsar la innovación. Intentar ejecutar dichas tecnologías que demandan muchos recursos en el hardware heredado no solo es costos, sino que también es imposible en algunos casos.

 

Evaluación de sus aplicaciones antes de la migración

El primer paso en una migración a la nube es la selección de la carga de trabajo. Si su proyecto es muy grande, es probable que se enfrente a un crecimiento desmedido en cuanto al alcance del proyecto y a plazos largos. Por este motivo, comience con una carga de trabajo pequeña y efectiva y después de haber ganado cierta experiencia en cuanto a la migración a la nube continúe con cargas de trabajo cada vez más complejas.

Aplique el perfilaje de aplicaciones para recopilar y organizar la información acerca de sus cargas de trabajo y aplicaciones. Siga estos pasos para evaluar y priorizar las cargas de trabajo para la migración a la nube:
 

  1. Controle las métricas de su ambiente actual en torno a las necesidades de cómputo, el resultado del rendimiento, los tiempos de respuesta y otros factores importantes para las operaciones comerciales. Esto lo ayudará a establecer un punto de referencia y a desarrollar los KPI para la nueva plataforma.
     
  2. Detalle y recopile información clave acerca de sus cargas de trabajo, como la configuración de los servidores físicos y virtuales, la topología de la red, los requisitos de compliance, las dependencias de datos y aplicaciones, las consideraciones geográficas y las necesidades del usuario. Esto lo ayudará a establecer los requisitos para seleccionar la plataforma de nube correcta, a fin de dar soporte a su ambiente.
     
  3. De acuerdo con la auditoría y de la recopilación de información, categorice sus cargas de trabajo en función de la complejidad de la migración. Identifique qué cargas de trabajo se pueden migrar con facilidad, sin necesidad de cambiar de plataforma o de hacer una reestructuración. Priorice estas cargas de trabajo fáciles de migrar para la migración a la nube. 

 

¿Cuál es el modelo correcto de implementación de la nube?

Una vez que haya identificado sus cargas de trabajo candidatas, alinee sus requisitos con su plataforma de nube adecuada. Si bien hacemos referencia a "la nube" como una entidad singular, hay varios tipos de nubes para considerar. Por este motivo, es muy importante evaluar sus aplicaciones y cargas de trabajo. Ese esfuerzo lo ayudará a hacer elecciones informadas en cuanto a la plataforma de nube en función de lo que necesita y de lo que la plataforma puede ofrecer.
 

  • Nube pública. En una nube pública, varias empresas comparten la infraestructura y esta es propiedad de un proveedor de servicio, quien también la opera. Debido a que le permite escalar recursos fácilmente para satisfacer la demanda y pagar por el uso, es una gran opción para administrar el tráfico impredecible y maximizar el ahorro en los costos.
     
  • Nube privada. En una nube privada, la infraestructura es exclusiva de su empresa. Esto le da la capacidad de personalizar su cómputo, almacenamiento y redes, y, como consecuencia, lograr mayores niveles de control y seguridad. En función de sus requisitos de carga de trabajo y uso de recursos, la nube privada puede también generar más ahorros en los costos que la infraestructura de la nube pública.
     
  • Nube híbrida. Algunas cargas de trabajo requieren una nube híbrida que conecte los ambientes de nube pública y privada. Una nube híbrida puede darle el control de la nube privada para sus activos confidenciales e indispensables para la empresa, además de la flexibilidad y el ahorro en los costos de la nube pública para sus operaciones orientadas al público.
     
  • Multi-cloud. En esencia, multi-cloud significa justamente eso: múltiples nubes. Desde su centro de datos en las instalaciones y las nubes privadas hasta las nubes a hiperescala, como Amazon Web Services (AWS), Microsoft® Azure® y Google Cloud Platform™ (GCP), las aplicaciones de SaaS basadas en la nube e, incluso, los ambientes de colocación, todo se integra para crear su exclusiva multi-cloud.

 

Hacer una distinción entre algunas de estas definiciones empieza a ser difícil. Con soluciones como AWS Outposts, ahora puede llevar su nube pública "a hiperescala" en su propio centro de datos, en hardware dedicado. Y puede ejecutar una nube de VMware privada en AWS. Esto solo significa que tiene más opciones para elegir, mientras busca la plataforma correcta para su migración a la nube.

 

Elección de su estrategia de migración a la nube

Después de que haya decidido qué cargas de trabajo pertenecen a qué nube, debe seleccionar el mejor trayecto para realizar la transición de un lugar a otro. Es probable que una organización use varias estrategias de migración en las cargas de trabajo, ya que no existe un solo enfoque que se adapte a todos. Por ejemplo, el sistema de ERP monolítico de una organización puede usar una estrategia de rehospedaje por motivos técnicos o de licencia, mientras que un sistema de RR. HH. se reemplaza por completo con una opción de SaaS.

Hay seis estrategias comunes de migración a la nube que se aplican para llevar adelante el traspaso:

 

1. Reemplazo

En este enfoque, se retiran de servicio por completo los componentes heredados existentes y se los reemplaza con una alternativa basada en la nube. Esto crea una ruta rápida hacia la nube, pero requiere mucha planificación, y todavía tiene que enfrentarse la tarea de migrar los datos desde un sistema a otro, o elegir dejarlos de lado.

 

2. Redesarrollar

Puede elegir reconstruir por completo sus elementos heredados, al crear una solución nativa de la nube completamente modernizada. Este enfoque se considera el tipo de migración más largo y costoso, pero el resultado final ofrece los mayores beneficios. Debido a que se desarrolla en la nube y para la nube, puede integrar las últimas tecnologías, como contenedores, mallas de servicio, microservicios, infraestructura inmutable y API declarativas. Como consecuencia, puede alcanzar más flexibilidad, mejor rendimiento y menos costos operativos a largo plazo.

 

3. Reestructurar la plataforma

Si busca una solución de migración que lleve su carga de trabajo a la nube, con cambios mínimos de código, considere la posibilidad de cambiar de plataforma. Esto se traduce en portar los componentes de su aplicación a una plataforma de tiempo de ejecución nueva, como pasar un sistema basado en COBOL de un sistema UNIX o central a un ambiente LINUX o Windows. Las características y funciones de su aplicación siguen siendo las mismas, y puede aprovechar el ahorro en los costos y la escalabilidad que son inherentes a la nube, con un esfuerzo mínimo. Además, puede seguir obteniendo valor de su solución heredada.

 

4. Rehospedar

Cuando rehospeda, fundamentalmente, "realoja" sus activos digitales en un ambiente nuevo (infraestructura física, virtual o en la nube), sin necesidad de hacer cambios de código ni ajustes en cuanto a la funcionalidad. Este enfoque lo lleva a la nube más rápido, pero no aprovecha al máximo las herramientas nativas de la nube, el rendimiento ni los beneficios en torno a los costos. Y con los emuladores, como el emulador del sistema central COBOL para Windows, básicamente, puede recrear su ambiente heredado, pero en una infraestructura moderna.

 

5. Reestructurar y rediseñar

Esta opción le permite migrar partes de su aplicación a la nube, al tiempo que deja otros elementos en su ambiente heredado. Por ejemplo, puede seguir hospedando su aplicación monolítica a nivel interno, al tiempo que traslada su base de datos a la nube, donde puede lograr un mejor rendimiento y aprovechar las herramientas de análisis basadas en la nube. Es posible que todavía necesite realizar algunos ajustes en el backend para los elementos heredados, pero este enfoque puede ayudarlo a trasladar su aplicación monolítica por partes a la nube.

 

6. Retener

Por supuesto, a veces tiene sentido tan solo mantener su situación actual y no hacer ningún cambio o actualización. Por ejemplo, si espera una próxima fusión o un anuncio de fin del ciclo de vida útil, es probable que no haya un fundamento suficientemente convincente para llevar a cabo la modernización. O quizás necesite mantener ciertos elementos que sirven como "conectores" o "puentes" a otros elementos modernos de su organización. Pero aún es necesario que haya una estrategia a largo plazo, debido a que cuanto más tiempo tenga una infraestructura ineficiente y que requiere muchos recursos, menos presupuesto y recursos tendrá cuando esté preparado para innovar.

 

7. Retirar

A veces, el mejor camino es tan solo retirar un sistema heredado y trasladar a sus usuarios a otros sistemas que ya están implementados. Muchas veces, esto requiere volver a diseñar los mismos procesos, pero también puede ser una oportunidad de mejorar y optimizar esos procesos.

 

Proceso de migración a la nube de cuatro pasos

Cada migración es diferente en función de una variedad de factores, como la madurez de la aplicación, el nivel de complejidad de la infraestructura y el nivel de competencias del equipo de TI. Como una guía general, cada migración incluirá alguna forma de los siguientes cuatro pasos. Seguir estos pasos es importante para evitar tomar decisiones incorrectas en cuanto a la tecnología y la metodología o encontrarse con sorpresas durante el proceso de migración.
 

Paso 1: Planificar y evaluar

Elabore todo su ambiente, incluso las dependencias, los servicios, las aplicaciones y la configuración de los servidores físicos y virtuales. Registre todo, incluso las implementaciones de TI invisible y los recursos de terceros que podrían complicar la migración si no se tienen en cuenta de manera adecuada.
 

Paso 2: Diseñar

Identifique las aplicaciones candidatas, las bases de datos, el almacenamiento y los servidores físicos y virtuales listos para la nube. Compile los SLA, las dependencias, las necesidades de los usuarios y los requisitos de compliance y seguridad. Prepare planes de contingencia y de restauraciones para responder a los peores escenarios o cancelar la migración de ser necesario. Reúna recursos para la migración y el mantenimiento continuo. Documente una ruta de migración preliminar para los elementos candidatos.
 

Paso 3: Poner a prueba la migración

Resuelva los problemas que hayan surgido durante el diseño. Complete el equipo a cargo de la migración, incluya tanto a miembros técnicos como comerciales y establezca actividades en torno a la comunicación y la capacitación. Programe una migración piloto, en función de su diseño, en un ambiente que no sea de producción y aborde cualquier problema que surja durante la prueba piloto. A partir de este simulacro, desarrolle un runbook que documente el proceso (requisitos previos a la migración, requisitos del ambiente de producción, protocolos de prueba posteriores a la migración y normas que establecen cuándo hacer la transición y cuándo hacer el lanzamiento).
 

Paso 4: Migrar

Programe la migración. Considere la posibilidad de programarla durante un período con baja actividad, como los fines de semana, por la noche, durante las vacaciones o en cualquier otro momento que genere el menor impacto en caso de que haya una interrupción de las actividades o problemas de rendimiento durante la migración. Siga su runbook para llevar a cabo la migración. Después de hacer la transición y del lanzamiento, realice una validación posterior a la migración de las aplicaciones, los datos y la red. Solucione las fallas, las interrupciones del servicio, las anomalías de los datos o los problemas de rendimiento. Si no puede solucionar rápido los problemas principales, minimice el impacto e implemente una restauración para investigar qué salió mal y vuelva a programar la migración.

 

¿Cuáles son algunos de los desafíos de la migración a la nube?

Debido a que cada migración es diferente, cada empresa enfrentará su propio conjunto de desafíos. A continuación se detallan los desafíos más frecuentes que enfrentan las empresas durante los proyectos de migración a la nube.

 

  • Cambio cultural: La migración a la nube aportará nuevas eficiencias y procesos a la organización. Estas nuevas eficiencias irán acompañadas de procesos a los que los usuarios deberán adaptarse. Transformar su empresa significa volver a familiarizar a la organización con los nuevos procesos y métodos comerciales que es posible que sean difíciles de aceptar. Asegúrese de que los usuarios entiendan los cambios que serán consecuencia de la migración a la nube, planifique una capacitación adecuada y espere una curva de aprendizaje.
     
  • Activos heredados: Los activos de TI tradicionales, los bienes raíces y los compromisos del centro de datos deberán retirarse de servicio. A medida que planifica su migración, asegúrese de incluir en su plan toda penalidad por contrato, el alquiler de instalaciones o los costos de retiro del hardware. Para los elementos heredados que no se pueden migrar por completo a la nube, considere ambientes híbridos que le permitan mantener el sistema central y complementar el almacenamiento y el cómputo con la nube.
     
  • Faltas de competencias: Administrar un ambiente en la nube requiere de competencias diferentes que administrar ambientes en las instalaciones o centros de datos. Lo ideal es que vuelva a capacitar a su equipo actual. Si esto no es factible, deberá contratar recursos o recurrir a un proveedor de servicios administrados para que supervise las operaciones diarias. Además, asegúrese de que los usuarios estén preparados con las nuevas competencias que se necesitan para realizar su trabajo, con las herramientas y los procesos nuevos.
     
  • Disrupción: Incluso con la mejor planificación, las cosas pueden salir mal en la migración. Los obstáculos comunes incluyen la pérdida de datos, las interrupciones de las actividades o el deterioro del rendimiento. Planifique la migración durante los períodos comerciales de poca actividad. Comuníquese con la empresa para informarles a los usuarios sobre el período de tiempo de la migración y sobre la posibilidad de que ocurra un comportamiento inesperado.

 

¿Por qué debería migrar a la nube con Rackspace Technology?

A medida que avanza en su recurrido de migración hacia la nube, asóciese con expertos que saben cómo crear migraciones exitosas, en industrias y geografías diversas. Con más de 20 años de experiencia en la nube, Rackspace Technology puede ayudarlo no solo a migrar, sino también a transformar sus operaciones de TI y mejorar sus procesos comerciales.

Lo acompañamos en cada etapa, desde seleccionar qué cargas de trabajo migrar, hasta la administración y optimización continuas en su nueva plataforma de nube. Llegamos a conocerlo a usted y a los objetivos y desafíos únicos de su organización y trabajamos en conjunto para desarrollar una hoja de ruta que genere resultados comerciales óptimos. Aproveche nuestra experiencia en la migración a la nube a su favor.

 

Adopte la estrategia correcta de migración a la nube para su empresa.Comenzar